Foto: Reuters
Foto: Reuters

La cifra de muertos a causa de las inundaciones en subió hoy a 171, según informó la agencia de noticias Interfax en base a datos del Ministerio del Interior. Los rescatistas recuperaron más cuerpos –la mayoría de ancianos– en la región de Krasnodar, ubicada en el sureste del país.

La vecina Georgia, que limita con la zona afectada, ofreció ayuda humanitaria. La medida adoptada por el gobierno de no es habitual. Rusia y Georgia se enfrentaron en una guerra en agosto de 2008 por las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur.

El presidente visitó hoy la región damnificada por la crecida de las aguas este fin de semana en el sur de Rusia y exigió una investigación amplia sobre si se alertó a la población con la suficiente antelación.

En ese sentido, el mandatario dispuso un día de duelo nacional para este lunes y prometió a los afectados casas nuevas y ayuda por unos US$60,000. Desde un helicóptero, Putin observó toda la zona y reclamó luego una reunión con las autoridades responsables.

Algunos de los damnificados las acusaron de abrir las exclusas de un dique cercano y así contribuir a la grave inundación. En su descargo, admitieron que se liberó agua, pero señalaron que no fue la causa de la catástrofe.