Lula da Silva niega cargos y reitera persecución política. (AP)
Lula da Silva niega cargos y reitera persecución política. (AP)

El ex presidente se presentó por primera vez ante un juez como acusado de "obstrucción a la justicia" en el escándalo de Petrobras y, además de alegar inocencia, subrayó que es víctima de una "masacre".

Lula prestó declaración ante el magistrado Ricardo Leite, del décimo tribunal penal de Brasilia y quien en julio del año pasado aceptó los cargos que le imputan haber intentado sobornar a un ex director de la petrolera estatal, con el fin de comprar su silencio y evitar que colaborara con la investigación de esa trama corrupta.

El dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) evitó contacto con los periodistas, pero parte de su declaración fue difundida por el tribunal. "Hace tres años que soy víctima de casi una masacre", declaró Lula.

También descalificó las acusaciones, que fueron formuladas sobre la base de un testimonio dado por el ex senador del PT Delcidio Amaral, detenido por su participación en la trama de Petrobras.

Lula incluso blandió su posible candidatura presidencial para reforzar su tesis de la "persecución política". "Voy a matarlos de rabia", aseguró y garantizó que "en todas las encuestas", como efectivamente sucede, se mantendrá en el primer lugar entre los favoritos para las elecciones del 2018.

El ex presidente aún tiene pendiente declarar en otros cuatro casos en que es acusado de corrupción. Tres de ellos están directamente asociados al escándalo en la petrolera y en el cuarto está imputado por "tráfico de influencias".

TAGS RELACIONADOS