Haciendo un alto a las actividades de la comitiva estadounidense por la VI Cumbre de las Américas, la secretaria de Estado, , sorprendió a propios y extraños al irse 'de rumba' la noche del sábado al conocido bar La Havana, ubicado en Cartagena de Indias, Colombia.

La exprimera dama estadounidense llegó al local a las 12:45 de la noche, en el preciso momento en que la banda African Charanga, que interpreta todas las noches los diferentes ritmos cubanos, deleitaba al casi centenar de personas que abarrotaban el lugar, informó el diario colombiano .

Clinton llegó al establecimiento custodiada por una escolta menos numerosa de lo acostumbrado, y permaneció allí con una docena de amigos con los que compartió un buen momento hasta pasada la una de la madrugada.

Según señala el portal del rotativo, el personal de la segunda funcionaria más importante de los Estados Unidos contactó al dueño del lugar unas horas antes para que reservaran una mesa para "un personaje especial", que durante su corta estancia se la pasó de baile en baile.

Una docena de cervezas, dos vasos de whisky y unas botellas de agua llegaron a parar al lugar especialmente designado para la ilustre visitante. En el momento del brindis, Clinton tomó tres sorbos de una cerveza Águila y luego siguió con el agua, que le sirvieron justo antes de que se levantara a bailar Se me perdió la cartera de Junior González y Larry Harlow; Isla del encanto de Héctor Lavoe y A Matanza de Fajardo y sus Estrellas.

La visita de Clinton no solo causó revuelo sino que también fue una noche de suerte para Alejandro Puello, el mesero que atendió la mesa de la funcionaria, que recibió por su jornada de trabajo una propina de US$40.