(Reuters)
(Reuters)

Investigadores británicos confirmaron hoy que un esqueleto con el cráneo partido y la columna vertebral torcida enterrado bajo un estacionamiento es el de , resolviendo un misterio de 500 años sobre el lugar final de descanso del último rey inglés que murió en batalla.

Ricardo III, retratado por como un tirano monstruoso que asesinó a dos príncipes en la , murió luchando contra el que luego fue su sucesor, Enrique Tudor, en , en el centro de Inglaterra, en 1485.

En uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de los últimos tiempos, un equipo de la dijo que las pruebas mostraban que el esqueleto hallado el año pasado durante excavaciones en un monasterio medieval bajo un aparcamiento en la ciudad, era en efecto el de Ricardo III.

Después de una presentación académica detallando la vida, las heridas y el físico de Ricardo III, el jefe de los arqueólogos del proyecto, Richard Buckley, anunció su conclusión entre vítores y aplausos.

"La conclusión académica de la Universidad de Leicester es que, más allá de una duda razonable, el individuo exhumado en en septiembre del 2012 es efectivamente Ricardo III, el último rey (de la Casa de) de Inglaterra", dijo Buckley.

Los académicos aseguraron que el ADN extraído del cuerpo coincidía con el de Michael Ibsen, un fabricante de muebles de Londres nacido en Canadá que según los genealogistas era el descendiente directo de la hermana de Ricardo, Ana de York.

Michael Ibsen, descendiente directo de la hermana de Ricardo III, Ana de York.

El esqueleto mostraba signos de lesiones coherentes con heridas recibidas en batalla; un utensilio con filo parecía haber partido parte de la zona posterior del cráneo mientras que se encontró una flecha de metal entre las vértebras de la parte superior de la columna.

Esqueleto con el cráneo partido y la columna vertebral torcida.

Aunque los hallazgos podrían resolver un enigma sobre Ricardo III, el último rey Plantagenet de Inglaterra sigue siendo una figura compleja cuya vida, que se hizo famosa por una obra de Shakespeare, divide profundamente las opiniones entre historiadores dentro y fuera de Gran Bretaña.

Ricardo III, uno de los reyes más famosos en la historia del , fue asesinado en un intento por aferrarse a su corona en la Batalla de Bosworth Field.

En los siglos posteriores a la batalla, el lugar de entierro del rey Ricardo quedó en el olvido, siendo uno de los pocos monarcas ingleses en sufrir tal destino.