(AFP)
(AFP)

Pocos pájaros en la historia habrán recibido semejante atención. Una gaviota se posó en la chimenea de la Capilla Sixtina, en el , apenas minutos antes de que saliera que anunció la elección del nuevo Papa.

La gaviota pasó un largo rato en lo alto de la chimenea de dos metros poco antes de la fumata vespertina del segundo día del cónclave. Los curiosos y fieles, muchos de ellos refugiados en paraguas por la intensa lluvia que caía sobre Roma, no dudaron en tomar imágenes para inmortalizar el momento recogido por las cuatro pantallas gigantes que enfocan permanentemente a la chimenea en la plaza de San Pedro.

El tema también fue muy comentado en redes sociales como Twitter, donde se bromeaba sobre el inusitado protagonismo del pájaro.

Un ave blanca suele usarse en la religión católica para representar el Espíritu Santo.