(Reuters)
(Reuters)

La , la hija mediana del de , va a ser investigada por presunto fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Así lo acordó hoy el juez español que intentó ya imputarla como cómplice de su marido, , en el escándalo de corrupción en el que está envuelto.

El juez José Castro, instructor del en Palma de Mallorca, pidió a la Agencia Tributaria nuevos datos para saber si la infanta cometió fraude fiscal como propietaria de la mitad de Aizoon, la empresa a la que su marido desvió presuntamente fondos públicos y que habría utilizado como pantalla para defraudar a Hacienda.

Urdangarin es sospechoso de haberse apropiado de seis millones de euros (unos US$7.8 millones) junto con su exsocio Diego Torres a través del Instituto Nóos, la organización vinculada al mundo del deporte que ambos crearon oficialmente sin ánimo de lucro.

Castro imputó en abril a la infanta, de 47 años y séptima en la línea de sucesión, al considerar que podría haber sido cómplice en los delitos cometidos supuestamente por su marido. Pero un tribunal superior . No obstante, dejó la puerta abierta a que la infanta pueda ser imputada por delito fiscal.

El juez Castro pide ahora a Hacienda que revise si el dinero supuestamente defraudado por Urdangarin a través de Aizoon se invirtió en el lujoso palacete en el que él y la infanta viven en Barcelona. También quiere saber si el dinero fue a otros gastos personales y familiares.

El magistrado ha dado estos pasos pese a las informaciones que hoy aparecieron en varios medios españoles, según las cuales un informe realizado por la Agencia Tributaria apunta a que la hija del rey Juan Carlos no habría cometido delito fiscal. Ese informe, no obstante, no estaría aún en manos del juez.

El 'caso Nóos', primero con la imputación de Urdangarin y luego con la infanta salpicada por el caso, ha provocado la peor crisis de la monarquía española en los 37 años de reinado de Juan Carlos.