(AP)
(AP)

impidió hoy que trabajadores surcoreanos ingresaran a un parque industrial que ambos países administran conjuntamente junto a su frontera, el indicio más reciente de que la actitud bélica de hacia y Washington está pasando de las palabras a la acción.

La decisión de bloquear el paso a los surcoreanos que debían acudir a trabajar al complejo industrial de llegó un día después de que el Gobierno norcoreano anunció que , apagado hace tiempo, así como una planta de enriquecimiento de uranio.

"El parque fabril de Kaesong ha sido el último bastión de distensión entre las Coreas", dijo Hong Soon-jik, un investigador norcoreano en el Instituto de Investigación Hyundai, con sede en Seúl.

También expresó que la tensión entre ambas Coreas podría aumentar en torno a Kaesong porque Seúl podría reaccionar con su propia respuesta en represalia, y luego Pyongyang contraatacar con otra medida.

Se desconoce por cuánto tiempo impedirá Pyongyang que los surcoreanos ingresen al parque industrial, el cual proporciona empleo a más de 50,000 habitantes de ese país.

El vocero del Ministerio de Unificación surcoreano, Kim Hyung-suk, dijo que Pyongyang está permitiendo que los trabajadores surcoreanos regresen a su país desde Kaesong.

Unos* 33 trabajadores de aproximadamente 860 surcoreanos* en Kaesong retornaron este miércoles, pero Kim dijo que se les negó el ingreso a otros 480 surcoreanos que habían planeado acudir ese día a la zona industrial.

La última interrupción importante de las actividades en el parque en medio de tensiones por los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur en 2009 solo duró tres días.