El saludo de Breivik cuando ingresó a la corte.(Reuters)
El saludo de Breivik cuando ingresó a la corte.(Reuters)

pidió perdón a los "militantes nacionalistas" por no haber matado a más personas durante los ataques de julio de 2011 en Noruega, según sus primeras declaraciones tras dictada en su contra hoy.

El tribunal lo consideró penalmente responsable y por ello Breivik pasará un mínimo de 10 años tras las rejas y un máximo prorrogable de 21, la pena máxima prevista en Noruega.

Preguntado sobre si apelaría, reiteró: "No reconozco a esta corte porque ustedes recibieron su mandato de partidos políticos que apoyan el multiculturalismo. Desde mi punto de vista esta sentencia y el juicio son ilegítimos y apelando legitimaría a la corte".

Breivik, de 33 años, dijo a la jueza que presidía la audiencia, Wenche Elizabeth Arntzen, y a sus colaboradores: "Ustedes están del lado de la mayoría multiculturalista en el Parlamento".

El extremista terminó con una última provocación diciendo que quería presentar "sus excusas a los militantes nacionalistas por no haber ejecutado a más personas", pero su micrófono se apagó antes de que pudiera pronunciar toda la frase, por una razón desconocida, y fue interrumpido por la jueza Arntzen.