(AP)
(AP)

Autoridades alemanas, encabezadas por la canciller , rindieron homenaje al casi medio millón de víctimas gitanas asesinadas durante el régimen nazi en la inauguración de una obra conmemorativa en .

En el emotivo evento también participaron sobrevivientes del genocidio, cuyos testimonios personales provocaron algunas lágrimas entre el público. En palabras de Merkel, la construcción del memorial honra no sólo al pueblo gitano sino también "a todas las minorías perseguidas a lo largo de la historia".

Según , el proyecto es obra del artista y arquitecto israelí Dani Karavan. La escultura –pequeño lago circular del que brota agua– está concebida como un lugar de paz para recordar la memoria de los perseguidos por el Tercer Reich.

Este reconocimiento de la tragedia del pueblo gitano también ha provocado algunas críticas en torno a la poca visibilidad del tema, la falta de investigación histórica y el gesto tardío. "Ni siquiera en el proceso de Nuremberg se arrojó luz sobre el genocidio gitano", ha denunciado Zoni Weisz, uno de los sobrevivientes.

Debido a que estaba menos organizada que las comunidades judías, es difícil evaluar el número de víctimas gitanas. Se estima que fueron entre 220,000 y 500,000 los muertos en los diversos campos de concentración. Este genocidio es equiparable al de otras minorías no reconocidas como homosexuales, polacos o enfermos mentales.