notitle
notitle

rabecasis@peru21.com

Pensar en el futuro no hace daño, sobre todo si ya cruzó los 30 años de edad. En efecto, es el momento propicio para pensar en lo que la persona quiere: una casa, estudios especializados, un buen empleo, etc.

La revista de finanzas personales elaboró recomendaciones útiles para los que ya llegaron a las tres décadas.

1. Tener una vivienda o una primera hipoteca. El mercado financiero ofrece diversas tasas de interés y plazos para acceder a la casa propia.

2. Empezar a ahorrar. Es bueno hacerse de un patrimonio, independizarse, adquirir su primera casa o pagarse un posgrado. Primero, identifique cuál es su perfil de riesgo y dónde le conviene invertir. Segundo, defina qué porcentaje de su sueldo puede ahorrar al mes.

3. Proyecte su jubilación. Identifique qué va a hacer cuando se retire y en qué fondos podría invertir.

4. Mejoras educativas. Un buen empleo pasa por la constante preparación académica. Busque cursos o maestrías para mejorar su estatus profesional.

5. Esté asegurado. Es oportuno empezar a preocuparse por los seguros que tendría que empezar a contratar ante eventualidades.

6. Una buena salud. La salud y la juventud no son eternas. Elabore un plan de vida sana. Recuerde que el gasto en enfermedades puede ser muy alto y hay que estar prevenidos.

Para Richard Díaz, profesor de la , los 30 años significan estar a la mitad de lo cada persona quiere para su futuro.

"Eso quiere decir que es el momento perfecto para empezar una empresa, asumir riesgos crediticios o cancelar la licenciatura universitaria y continuar estudiando alguna especialización", aseguró el experto.