Pobladores quisieron tomar la justicia en sus manos. (USI/Referencial)
Pobladores quisieron tomar la justicia en sus manos. (USI/Referencial)

Pobladores del distrito de Coata () ataron a un poste a Juan Flores Marca (49), le rociaron gasolina y lo quemaron vivo, tras acusarlo de pretender robar una moto lineal durante el desarrollo de la feria habitual de cada miércoles.

Según información policial, los moradores habrían sorprendido al sujeto, junto a dos de sus cómplices, cortando las cadenas de seguridad del vehículo. Furiosos por el hecho, capturaron a uno de hampones y decidieron tomar la justicia por sus propias manos.

Al menos 300 personas se apostaron en la Plaza de Armas de la ciudad para presenciar el acto e impedir que la Policía rescate a Flores Marca.

Creyendo que había fallecido, los moradores dejaron que las autoridades se lleven el cuerpo calcinado del hampón en una ambulancia. Sin embargo, al enterarse que aún tenía signos vitales, arremetieron contra la Policía y atacando con piedras el vehículo. Otro grupo bloqueó la carretera de Juliaca para evitar que evacuen al hombre.

Finalmente las autoridades pudieron llevar a Flores a un centro de salud, donde se diagnosticó que presenta el 89% del cuerpo con quemaduras de segundo y tercer grado.