, el agresor confeso de , a quien dejó con más del 60% del cuerpo quemado, fue sometido a una pericia psicólogica cuyos resultados son realmente escalofriantes y reveladores.

El examen muestra que este sujeto “proyecta baja autoestima, agresividad y dependencia hacia la figura materna”. “No evidencia deterioro cognitivo que le impidan percibir y evaluar la realidad”, señala el documento.

Asimismo, “denota un nivel intelectual promedio, (…) se muestra sumiso y complaciente; sin embargo, es muy sensible frente a críticas y agravios, tornándose rencoroso y hostil”.

Las conclusiones del peritaje también señalan que Hualpa Vacas recordó a Eyvi Ágreda como una chica “alegre con todo el mundo, sonriente” e indicó que lo apoyaba en las labores de la cocina. Cuando él se le declaró, la mujer lo rechazó porque —según le dijo— ya tenía pareja.

Sobre el brutal ataque a la joven cajamarquina de 22 años, el resultado determinó que el sujeto “presenta un relato incoherente, disgregado y carente de detalles (de los hechos). Se muestra suspicaz y evasivo, denotando escasa espontaneidad”.

Por otro lado, “evidencia limitada capacidad para discernir entre aspectos positivos y negativos, en especial en sus relaciones interpersonales de pareja, optando por idealizar sus vínculos con féminas a las que percibe atractivas. Considera que las mujeres lo tratan injustamente y no son agradecidas con las atenciones que él les brinda”.