Uno de los locales cerrados seguía funcionando pese a que había sido clausurado en febrero. (Difusión)
Uno de los locales cerrados seguía funcionando pese a que había sido clausurado en febrero. (Difusión)

Especialistas de la clausuraron en Ventanilla dos centros de rehabilitación para adictos que operaban de forma clandestina.

El primer establecimiento intervenido fue la Asociación Cristiana Río de Agua, ubicado en el asentamiento humano Kumamoto, en el que convivían y pernoctaban personas con problemas mentales y pacientes con adicciones.

Tras la revisión, se detectó que los internos vivían en condiciones de hacinamiento, ya que en una habitación se llegó a encontrar hasta 12 personas juntas.

El segundo inmueble clausurado fue El Taller del Alfarero, ubicado en la asociación de vivienda Santa Rosa, el cual seguía funcionando pese a que había sido cerrado en febrero de este año por carecer de las condiciones necesarias para albergar a pacientes y por no contar con especialistas para brindar tratamiento.

En ambos locales se pudo comprobar que los pacientes ingresaban sin una evaluación para descartar alguna enfermedad, carecían de tratamiento médico y permanecían en condiciones infrahumanas.

En las intervenciones también participaron personal de la Fiscalía de Prevención del Delito, miembros de la , representantes de y de la .