Efectivos del Escuadrón Verde de la Policía Nacional intervinieron un prostíbulo, ubicado en una casona de la avenida Grau, en el .

Varios parroquianos que frecuentaban el establecimiento denunciaron haber sido asaltados por las mismas meretrices. Estas intentaron negar las acusaciones, pero la evidencia las delató, informó Primera edición.

Las mujeres captaban a sus clientes y los llevaban a un pequeño cuarto, donde robaban sus pertenencias. Luego huían a través de un agujero hecho en una pared, que estaba detrás de una cortina.

Se detuvo a dos meretrices por el delito contra el patrimonio y hurto agravado. Ellas fueron puestas a disposición de las autoridades.