Dos adolescentes se pelearon en plena formación. (Perú21)
Dos adolescentes se pelearon en plena formación. (Perú21)

La delincuencia avanza en el norte, pero los albergues juveniles están hacinados y son inseguros. Precisamente, ayer, una reyerta entre internos del Centro de Diagnóstico y Rehabilitación Juvenil de Trujillo, ex-Floresta, causó alarma entre los policías de Trujillo, quienes tuvieron que ingresar al reclusorio y disparar al aire para disuadir a los menores.

La pelea empezó a las 8 a.m., cuando los 90 adolescentes que purgan condena estaban en formación. Mientras cantaban el himno nacional, dos muchachos de 17 y 18 años iniciaron una pelea. Según fuentes policiales, ambos se atacaron con armas blancas. Sin embargo, el director del ex-Floresta, coronel ® Luis Salirrosas, lo desmintió.

De otro lado, el director del Centro Juvenil Miguel Grau de Piura, Humberto Emilio Frías Carrasco, advirtió que los principales problemas de este local son el hacinamiento y las paredes pequeñas –de dos metros y medio–, que son fáciles de trepar para los menores.

"Este centro fue construido inicialmente para ser una aldea de niños. Tiene una capacidad para 70 personas y hoy alberga a 118 internos", explicó Frías.

El mismo clima de inseguridad se vive en Chiclayo, en el Centro Juvenil José Quiñones Gonzales, donde purgan condena los delincuentes juveniles de las bandas más 'rankeadas' del norte del país. Entre los menores figuran dos integrantes de 'Los Malditos de Río Seco', grupo liderado por 'Gringasho'.

Así lo informó Adolfo Cachay, representante del mencionado centro de rehabilitación, quien detalló que existen menores que han integrado más de 10 bandas delictivas y que también hay condenados por terrorismo, sicariato, violación y asalto, entre otros delitos.

DATOS

- Un adolescente que en 2011 fugó del ex-Floresta fue recapturado por la Policía

- El paradero de los tres menores que huyeron con 'Gringasho' es desconocido.