Agentes fiscalizadores de la realizaron un operativo en la galería Boza, ubicada en la cuadra ocho del jirón de La Unión en el . La Gerencia de Fiscalización y Control en cooperación con la Subgerencia de Promoción de la Salud, clausuró tres locales de masajes donde se ejercería la prostitución clandestina.

En dos de los stands se ofrecían masajes relajantes, mientras que el tercero funcionaba como una joyería. Personal de la Municipalidad de Lima identificó a las trabajadoras como ciudadanas venezolanas.

Los establecimientos contaban con camillas separadas por cortinas. Además, dentro de estos cubículos se hallaron preservativos camuflados entre las paredes de triplay. Los propietarios fueron multados con sumas que superan los ocho mil soles.

Las autoridades distritales se comunicaron con la para que determinen la situación de las jóvenes venezolanas. Por su parte, el subgerente de Fiscalización de la comuna, John Ortiz, señaló que este sería el tercer operativo que descubre el meretricio clandestino en el distrito.