(USI/CMD-Movistar TV)

El zaguero uruguayo pidió perdón a la hinchada de por bailar como un gorila cuando anotó en el .

"Si ofendí alguien pido perdón no fue mi intención fue un acto de calentura por lo que pasaba en ese momento a mis compañeros. Ese tema del racismo lo tendrían que ver la gente de arriba (los dirigentes)", manifestó el 'Colo', luego que se supiera que la dirigencia del equipo cusqueño evalúa pedir una sanción para él, pues considera que su gesto generó la reacción de la hinchada local.

Quien se mostró ofendido por la actitud de la hinchada de Cienciano fue el volante Julio Landauri. "La hinchada del Cusco parece que no entiende el tema del racismo porque desde empezó el partido comenzaron a insultarnos y a tratarnos de monos. En otro partido seguro se paralizaba, pero se siguió jugando. Quien no escuchó nada debe ser porque está sordo", subrayó.