Actrices porno sufren diversos tipos de vejaciones, pero prefieren callar.
Actrices porno sufren diversos tipos de vejaciones, pero prefieren callar.

La industria del porno está en shock y no es para menos. La revelación de Nikki Benz, una conocida actriz de cine para adultos, ha tenido el efecto de una bomba.

que había sido violada durante la filmación de una película para el portal canadiense Brazzers.com.

confirma hoy que el productor responsable de la película fue despedido por el "horrible episodio" que vivió la actriz, quien sindicó al director Tony T, responsables de las producciones para el sitio pornográfico Brazzers. Aunque Tony T niega cualquier falta, la empresa al parecer le ha dado la razón a Nikki, quien ha recibido el respaldo de cientos de personas en redes sociales y colegas de trabajo.

Nikki Benz no es la única actriz porno que sufre estos abusos. Muchas guardan silencio por vergüenza o porque temen ser ignoradas.

Una industria cruel

La actriz difundió hace un tiempo vídeos —que han tenido poca circulación— para sacar a la luz que en la industria porno hay trata de personas, violaciones sistemáticas, inducción a la prostitución y a la droga.

Lubben y un grupo de ex actrices porno forman parte de una organización, revelan que la industria capta a chicas muy jóvenes, incluso menores de edad. Las encuentran en ambientes pobres y se aprovechan de su condición económica.Las atraen con mentiras, falsas ofertas de trabajo como actrices o modelos y hasta llegan amenazarlas.

"Somos una asociación de ex actrices y actores porno, podemos asegurarte que cada una de estas palabras son ciertas. Tenemos horas y horas de incontables vídeos sin cortes de mujeres siendo forzadas y coaccionadas por sus compañeros de rodaje hombres, agredidas verbal y físicamente para que realicen actos que no quieren, inducidas al alcoholismo y las drogas, violadas y obligadas por sus agentes, directores, productores, compañeros artistas y proxenetas, a realizar actos sexuales que no deseaban".

¿Actor y violador?

James Deen, celebridad del cine para adultos, ha sido acusado de violación por siete actrices del cine porno, quienes sostienen que el hombre abusaba de ellas durante las filmaciones.

Según una publicación de The Daily Beast, las acusaciones coinciden en que Deen las forzó, incluso con golpes, a tener relaciones anales mientras grababan películas para adultos.

Amber Rayne, de 31 años, , no sobrevivió. Fue encontrada muerta en abril de este año, en su residencia de Los Ángeles. Fue una de las figuras del cine XXX que denunció abusos dentro de los sets de filmación de su colega, el británico James Deen.

Rayne, quien en 10 años de carrera participó en alrededor de 500 producciones eróticas, argumentó en su momento que fue violada por Deen.

El dolor de Saki

A los 24 años, Saki Kozai se topó con el dolor, la impotencia y las ganas de morir. Fue reclutada como modelo en una calle de Tokio, pero el trabajo real era simple: sería una actriz porno. El sexo no era ficción. Era real. Y ella debía aceptar.Había un contrato firmado. Las cámaras la enfocarían y ella tenía que hacerlo. ¿Cómo le llamamos a este abuso? Violación es la única palabra. Una y otra vez, actores pasaron por su cuerpo.

"No era capaz de quitarme la ropa. No paraba de llorar… Había unos 20 a mi alrededor. Ninguna mujer, rodeada como estaba yo, habría podido decir que no".

A los 30 años, recuperada, comparte su historia y espera que otras mujeres dejen de callar.

La asociación japonesa Lighthouse, que lucha contra el tráfico de seres humanos, afirma haber sido contactada en los primeros meses de 2016 por 60 actrices que intentan huir de la industria porno, muchas más que el año anterior.

La voz de Nikki podría ser el inicio de una amplia investigación que acabe con la crueldad en la industria.

TAGS RELACIONADOS