¿ESTRATEGIA? Abogado de colombiano asegura que este se acogerá a la terminación anticipada. (USI)
¿ESTRATEGIA? Abogado de colombiano asegura que este se acogerá a la terminación anticipada. (USI)

El sicario colombiano Alejandro Trujillo Ospina dice, ahora, que fue presionado para implicar en el asesinato de la empresaria Myriam Fefer a Eva Bracamonte Fefer y a Liliana Castro Manarelli.

Máximo Altez, abogado del procesado, señaló que la fiscal Nelly Millones y la jueza Carmen Choquehuanca –a cargo el caso– habrían visitado a su cliente en el penal Castro Castro para ofrecerle algunos beneficios a cambio de que acuse a las jóvenes.

En declaraciones a El Dominical, el letrado anunció que hoy acudirá a la Segunda Sala Penal para averiguar si las visitas que efectuaron la representante del Ministerio Público y del 50 Juzgado Penal tenían autorización.

Si estas no contaron con el permiso respectivo, presentará una queja formal ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA).

"Lo están presionando para afirmar hechos que no son", agregó. Altez adelantó que su defendido se acogerá a la terminación anticipada.

Al ser consultadas sobre esta tema por el programa televisivo, ambas magistradas negaron la denuncia.

A través de un comunicado, Millones señaló que todas las diligencias realizadas con Trujillo Ospina han sido reportadas al Instituto Nacional Penitenciario (INPE), tal como consta en los documentos.

INTENTO DE ASESINATODe otro lado, Cuarto Poder dio a conocer el testimonio del abogado argentino Arturo van Cauwlaert, quien –presuntamente– iba a ser una de las víctimas del colombiano.

Según contó el letrado, se reunió con Trujillo Ospina, quien le pidió una fuerte suma de dinero. "Me dijo que era un sicario y que lo habían contratado para asesinarme", reveló.

Aunque no se atrevió a contarle quien lo contactó, le manifestó que se trataba de una persona de su círculo "más cercano" –cuya identidad mantuvo en reserva–, la que le había dado un adelanto para que viaje de Colombia a la localidad de Salta.

Sin embargo, cuando llegó a esa ciudad, su "contratista" se desanimó, cortó toda comunicación con él y lo dejó varado.

Durante la conversación, el argentino le contó a su interlocutor que no sabía quién quería matarlo y que el único problema legal que tenía era un juicio por paternidad, el que inició tras descubrir que su esposa le había sido infiel con un amigo.

A raíz de este incidente, fue detenido por la Policía argentina. Luego fue extraditado a Perú acusado del homicidio de Fefer.

SABÍA QUE

- Ariel Bracamonte refirió en Domingo al día que en el juicio por el crimen de su madre, que se inicia el jueves, se destaparán varias conversaciones de su hermana Eva.

- Dijo, además, que hay correos electrónicos que también van a salir a la luz y van a tirar por la borda una serie de versiones.

- La semana pasada, Trujillo negó en Día D que haya sido el autor del asesinato a la empresaria Myriam Fefer.