Si los síntomas de la fiebre son intensos y duran varias horas, es mejor acudir al médico. (USI)
Si los síntomas de la fiebre son intensos y duran varias horas, es mejor acudir al médico. (USI)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

La fiebre es un indicador de que algo está mal en el cuerpo. Es la elevación de la temperatura corporal por encima de los valores normales, que suele situarse entre los 35 y los 37.5 grados Celsius. "No todos los casos de fiebre tienen necesariamente un origen infeccioso", anota James Gutiérrez, infectólogo de la clínica Javier Prado. "La fiebre puede ser una manifestación de enfermedades como gripe, tifoidea, neumonía, infección urinaria o amigdalitis, pero también de males autoinmunes o neoplásicos", agrega el especialista.

Según Gutiérrez, tratar la fiebre puede ser un desafío pues cuando supera los 38 o 39 grados, y no se ha recibido la atención oportuna, es capaz de producir escalofríos, deshidratación y pérdida de electrolitos. "En el caso de los niños es más grave porque su sistema inmunológico aún está en formación. Muchos llegan a presentar convulsiones y, en casos extremos, hipoxia, que es la falta de oxígeno en el cerebro. Hay casos en los que se deben tomar medidas 'heroicas' para bajarle la temperatura, como bañar al niño en agua helada", indica.

Otro reto consiste en determinar el origen de esa calentura, ya que podría estar desarrollándose algún proceso patológico serio en otra parte del cuerpo. Los recursos inmediatos para regular la fiebre suelen ser farmacológicos y complementados con otros métodos, tales como aplicar compresas de agua fría. Al respecto, Gutiérrez recomienda no automedicarse. "Hay personas que van a la farmacia y reciben medicamentos que no son apropiados para la fiebre", sostiene.