Policías pusieron fin a motín. (AP)
Policías pusieron fin a motín. (AP)

LA PAZ (AFP).– En un ambiente político más distendido por la solución de un motín policial, cientos de indígenas llegaron a La Paz –tras dos meses de caminata– para exigir la anulación definitiva de un proyecto vial que atraviesa la Amazonía boliviana, en un nuevo reto para el presidente Evo Morales.

El servicio de seguridad pública –compuesto por 35 mil efectivos– estaba totalmente reanudado en todo el país luego de un acuerdo salarial firmado con el Gobierno después de seis días de motín y agitación callejera de policías rasos, muchos de ellos enmascarados, quienes generaron violencia.

Desmontado el motín policial, el foco de la protesta giró ahora hacia la marcha indígena, que recibió un caluroso recibimiento en La Paz, especialmente de las clases medias que se concentraron a lo largo de su recorrido ofreciéndoles alimento y abrigo.