Una evidencia más de que Santos usa los recursos de Cajamarca para destinarlos a sus intereses personales. (Fabiola Valle)
Una evidencia más de que Santos usa los recursos de Cajamarca para destinarlos a sus intereses personales. (Fabiola Valle)

El poder que tiene el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, sobre las rondas campesinas no sería gratuito. Documentos a los que tuvo acceso Perú21 demuestran que la autoridad regional utilizó recursos del Estado para pagar a estas organizaciones con el propósito de utilizarlas como 'fuerzas de choque' en sus marchas y paros regionales contra minas Conga y contra toda actividad privada que se oponga a sus intereses.

Pero esta relación contractual entre la Federación Subregional de Rondas Campesinas y Urbanas de Jaén, que dirige Juan Estela Rojas –amigo personal de Santos– y la Gerencia Sub Regional Jaén-San Ignacio, ha sido disfrazada como un "convenio de cooperación interinstitucional", como se aprecia en el documento firmado en agosto de 2011.

El objeto de este acuerdo es "brindar seguridad, guardianía, vigilancia, prevención, protección de la propiedad, además de trabajar por el desarrollo de la población, (y) defensa de un medio ambiente sano".

"Es decir, que en lugar de contratar policías o vigilantes con experiencia en el traslado y resguardo de caudal de los bancos a la Gerencia Subregional de Jaén, contrataron a gente que se enfrenta a abigeos", señaló a este diario Walter Altamirano, periodista radial de Jaén que investigó el caso.

Pero la cosa no queda ahí pues este tipo de convenios han sido implementados entre las rondas y otras unidades del Gobierno Regional Cajamarca, como es el caso de la Dirección Sub Regional de Salud-Jaén. Según consta en dos ordenes de servicio de diciembre, que este diario pudo revisar, se les pagó mil soles por el "servicio de apoyo en la seguridad y vigilancia de locales", aunque en este caso por la guardianía en el almacén exterior de la DISA-Jaén.

CONVENIO VIGENTEA pesar de que el convenio firmado era para el 2011, todo indica que este fue renovado pues estos ronderos, en su mayoría dirigentes, siguen trabajando como vigilantes y controladores de ingreso y salida de los locales de la referida gerencia subregional.

CONTRA TODA REGLAConsultado sobre este tema, el presidente de la Cámara de Comercio de Jaén, Jorge Sánchez, indicó que "no existe norma alguna que faculte a las rondas campesinas a prestar este tipo de servicios al Estado ni a particulares".

"El artículo 149° de la Constitución Política del Perú menciona a las rondas campesinas como un órgano de apoyo a las comunidades campesinas y nativas", explicó.

Además, recordó que la Ley N° 27908, Ley de Rondas Campesinas –norma que reconoce personería jurídica a las Rondas Campesinas– no menciona nada respecto de este tipo de actividades.

"Tampoco está comprendida en el Convenio 169 de la OIT; que siempre es citado por esta organización, como fuente de derecho", agrega el dirigente empresarial.

Es más, dice Sánchez, el Estatuto Marco de las Rondas Campesinas, en su Artículo 3º, señala expresamente cuáles son los fines de las rondas campesinas y en ninguno de los siete literales aparece como finalidad desarrollar actividades empresariales y/o comerciales de seguridad, custodia de caudales y vigilancia.