Enfrentados. Continúa disputa entre hermanos Bracamonte. (Martín Pauca)
Enfrentados. Continúa disputa entre hermanos Bracamonte. (Martín Pauca)

Iris Mariscalimariscal@peru21.com

En una visita al penal de mujeres de Chorrillos encontramos a Eva Bracamonte y a Liliana Castro, quienes respondieron sobre el caso Myriam Fefer, sin saber que hablaban con una periodista. Lo que contaron dará que hablar.

"Por alguna razón, Ariel no quiere que sepa la verdad. Si creyera que somos culpables, ¿por qué miente tanto? Siento el odio", señala Eva, quien asegura que su madre estaba "medio desesperada" por la opción sexual de él, mientras que el único problema que tenía con ella era la distancia –la joven vivía en Israel– ya que, hasta ese momento, no había tenido relaciones amorosas con mujeres.

"Él me contó que metía a chicos que conocía en discotecas o Internet a la casa cuando mi mamá dormía. Cualquiera pudo planear el crimen. Hay otras hipótesis que no se han investigado", dijo Eva. Mientras que Liliana cuenta que él le genera pánico y que sus mentiras no tienen límite.

Ambas aseguran que cuando Ariel fue a declarar, se alteró y le gritó a todo el mundo. "Allí se conoció su verdadera personalidad", dijeron. Señalaron que él fue el más interesado por la herencia de la víctima. Perú21 llamó al involucrado para que dé su descargo, pero no respondió.

Con respecto a los testigos, Eva cree que cada uno procura no ser involucrado. Para ella, el abogado Pinkas Flint mintió, pues este tenía una relación con su madre. "Hasta tenía un control de la puerta levadiza de la casa y entraba de noche", detalló.

Con relación a la expareja de su hermano, Julio Moscol, indicó que se presentó como un enviado de Dios y decía que había que compartir todas las cosas de la casa. "Lo que colmó mi paciencia fue que usaba mis perfumes".

Liliana asegura que el Ministerio Público continúa con el caso porque es mediático y que su acusación no tiene sustento. Eva pasa los días fabricando carteras y pintando mientras que Liliana hace cajitas de trupán y practica deportes y danzas.

TENGA EN CUENTA

- El sicario Alejandro Trujillo Ospina envió tres cartas a Ariel Bracamonte en las que le dice que es un lobo disfrazado de cordero y que el secreto que tiene con él, "nadie lo sabrá". Así lo reveló Américas Noticias.

- También escribió: "¿Ahora de dónde vas a sacar a Gloria Vanegas? Es un cuento de ficción, también lo inventaste. La verdad saldrá a la luz".

- Ariel Bracamonte dijo al mencionado programa que 'Payaso' busca desacreditarlo y demandará al abogado de su hermana.