Point.21: hay que ir al Westin.
Point.21: hay que ir al Westin.

Para beber y vivirAbel Castañeda es el barman del hotel Westin (Las Begonias 450, San Isidro), uno de los mejores de esta bebedora ciudad. Castañeda controla la calidad de los cuatro bares del lugar (aunque el de Maras tiene autonomía) y, como no podía ser de otra manera, el pisco es uno de los destilados estrella. Así, en el Lobby Bar, además de llamativas obras de Mateo Liébana, hay una inmensa pared con más de dos mil botellas de pisco Viñas de Oro, el pisco de la casa. En este lugar hay que pedir los clásicos, como el pisco sour, el capitán y un coctel de sachatomate, que es muy fresco pero un tanto dulzón. En Insitu, el bar inglés del hotel, hay espacio para otros destilados, algunos de lujo. Ah, los piqueos tienen un toque asiático –el chef es de Malasia–, distinto. Hay que probarlos.