EN EL DOLOR. Susana Villarán fue blindada por Gana Perú en su presentación ante Fiscalización. (Alberto Orbegoso)
EN EL DOLOR. Susana Villarán fue blindada por Gana Perú en su presentación ante Fiscalización. (Alberto Orbegoso)

Defendió la transparencia de su gestión y aseguró que no tiene nada que ocultar. Sin embargo, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, tras su maratónica presentación ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, prefirió evadir a la prensa y dejar sin respuesta una serie de interrogantes sobre presuntas irregularidades en la administración edil.

Muchas de estas preguntas tampoco les fueron contestadas a los parlamentarios de oposición, quienes formularon nuevas denuncias contra la gestión de Villarán, en contraste con sus colegas de Gana Perú, que prefirieron blindar a la burgomaestre.

Una de estas acusaciones la hizo el legislador de Fuerza 2011 Julio Gagó, quien dio cuenta del otorgamiento de la buena pro, por 22 millones 102 mil soles, al consorcio Virgen de la Puerta para la adecuación de seis pabellones del Mercado de Santa Anita, pese a no cumplir con los requisitos mínimos en la evaluación.

MEDIAS VERDADESVillarán defendió el concurso. Aseguró que ninguno de los siete postores objetó el proceso. También le sugirió a Gagó que le traslade sus denuncias al OSCE, y agregó que la operación estuvo a cargo de un comité especial "que funciona de manera autónoma".

El congresista, empero, replicó que dicho comité fue nombrado por el presidente de la Empresa Municipal de Mercados (EMMSA), Ricardo Giesecke, quien –precisó– es funcionario nombrado por la propia Villarán.

La aclaración no fue desvirtuada por la burgomaestre, quien no ocultó su incomodidad ante la batería de preguntas de los parlamentarios, que sobrepasó en extenso la agenda oficial de la sesión, referida a las denuncias contra dos regidores por formar empresas para favorecerse en el concurso de rutas y la situación presupuestal de EMMSA.

Ambos casos, sin embargo, fueron desplazados por nuevas denuncias, como la del legislador José Luna, quien dio cuenta del gasto de S/.8 millones en asesorías, así como del plagio de una consultoría por la cual –reveló– EMMSA pagó S/.39,000 a Roberto Aldave García, hermano del miembro del directorio de la misma entidad, Enrique Javier Aldave.

"No solo hay improvisación e incapacidad de gestión. También hay corrupción", espetó Luna, pero Villarán no respondió la aseveración.

Esta situación motivó al parlamentario a anticipar que planteará en la Comisión de Fiscalización que se solicite al Pleno del Congreso facultades de comisión para investigar la situación de la Municipalidad de Lima.

TENGA EN CUENTA

- Villarán tomó distancia de los regidores Luis Valer y Tito Quilla, a quienes se acusa de haber estafado a varias familias con un inexistente programa de vivienda y de haber intervenido en la compra de buses chinos para favorecerse con la concesión de rutas.

- No explicó, sin embargo, su participación en una ceremonia pública junto con ambos concejales y Susana Cui, supuesta representante de Higer Bus, empresa vendedora de los buses.