¡Ojo con el Gini!

El Coeficiente de Gini mide la desigualdad, en particular en lo relativo a los ingresos. En este coeficiente, el 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y el valor 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos, y los demás, ninguno).

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Documentos del Banco Mundial y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) muestran en datos, estadísticas y evaluaciones cualitativas que la situación social ha mejorado en América Latina durante la primera década del siglo XXI. Las tasas de pobreza e indigencia son las más bajas observadas en los tres últimos decenios. Sin embargo, la desigualdad subsiste, pero sus cifras son menos obscenas. Se señala como países con alto nivel de concentración de la riqueza a Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Paraguay y República Dominicana. La menor concentración se da en Uruguay y Venezuela. De 17 países de la región considerados, en nueve de ellos el índice de Gini se redujo a un ritmo de al menos un 1% anual. Entre los países que registraron los descensos más significativos se encuentran Argentina, Bolivia, Nicaragua y Venezuela, todos ellos con tasas anuales de reducción del Gini superiores al 2% por año en ese periodo.

No hace falta demasiada perspicacia para comprobar que aquellos países en los que se ha logrado una mayor inclusión social son los mismos que sufren las críticas más severas por parte del poder financiero y a los que se les augura destinos fatales. Augurios que, por otra parte, en algunos países –como Argentina– no se cumplen hace 11 años. Ingrese a Internet, lea los índices Gini y saque sus propias conclusiones.

Ir a portada