VIOLENCIA Y CAOS. Turba quemó y saquéo la comisaría local y se habría llevado el armamento. (USI)
VIOLENCIA Y CAOS. Turba quemó y saquéo la comisaría local y se habría llevado el armamento. (USI)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Los sechuranos vivieron ayer el momento más violento de su historia. La mañana de protesta, que empezó con el bloqueo del puente de ingreso a la ciudad y acabó con desmanes y caos, dejó un muerto, 42 personas heridas –tres de ellas de gravedad–, la comisaría local destrozada, tres motos policiales quemadas y el local de la empresa VALE (que explota los fosfatos de Bayóvar) y un grifo saqueados.

Los graves hechos se dieron en el segundo día del paro que promovió el Frente de Defensa de los Intereses de Sechura para pedir la anulación de la audiencia pública que realizó la empresa Savia hace algunas semanas. En dicha audiencia, la compañía presentó el Estudio de Impacto Ambiental sobre un proyecto de gas que piensa desarrollar en la zona.

El primer enfrentamiento se produjo a las 6:30 a.m., cuando 400 pobladores llegaron al puente de ingreso a Sechura y lo bloquearon. Los manifestantes (en su mayoría extractores de mariscos) fueron desalojados por 100 policías, quienes tuvieron que emplear gas pimienta y disparar perdigones.

Enseguida, los pobladores iniciaron un recorrido por las calles de Sechura, el cual fue seguido por la Policía, que volvió a dispersar a la turba empleando bombas lacrimógenas. Esta vez, 12 pobladores fueron detenidos, mientras que los habitantes de algunas viviendas cercanas y los escolares de los colegios San Martín y 15197 de Sechura fueron afectados por las bombas lacrimógenas.

Esto enardeció a los lugareños. Por ello, al promediar las 9 a.m., cerca de dos mil moradores se dirigieron al puente de ingreso a Sechura para tomarlo. Entonces, se produjo un violento enfrentamiento con la Policía que dejó un fallecido y ocho personas heridas de bala.

El mecánico Christian Alvarado Frías (24), quien trabajaba a unos 100 metros de la zona del enfrentamiento, en el taller de su padre, recibió un impacto de bala por la espalda. Fue llevado de inmediato al centro de salud de Sechura, pero llegó sin vida. Esto caldeó más los ánimos de los manifestantes que, entonces, avanzaron por toda la ciudad.

DESMANESAnte la superioridad numérica de los moradores, la Policía se replegó en el distrito de Vice (a unos 15 minutos en auto de Sechura), dejando la ciudad tomada por los revoltosos. Fue ahí cuando los pobladores llegaron hasta la comisaría de Sechura, donde causaron destrozos en los diversos ambientes y quemaron tres motocicletas. Los únicos dos efectivos policiales que había en el lugar huyeron al ver a la turba.

Luego, los manifestantes se dirigieron al local de la empresa VALE, el cual saquearon. También hicieron lo mismo en el grifo Lauros, de propiedad de familiares del alcalde Bernardo Pazos.

DIÁLOGOPor la tarde, en una reunión en el distrito Rinconada Llícuar, en la que participaron autoridades y congresistas piuranos, así como dirigentes de diversas organizaciones de Sechura, se acordó que hoy se instalará una mesa de diálogo siempre que los manifestantes levantaran la medida de fuerza, lo que –al cierre de esta edición– parecía que había sido aceptado.

TENGA EN CUENTA

- El Ministerio del Interior dispuso el envío de refuerzos policiales.

- Señaló que los dirigentes de las protestas ya han sido identificados y que serán denunciados ante el Ministerio Público.

- Savia Perú rechazó los actos de violencia.