VIRGEN DE LA PUERTA. Procesión fue multitudinaria y recibió a peregrinos del país y del extranjero. (USI)
VIRGEN DE LA PUERTA. Procesión fue multitudinaria y recibió a peregrinos del país y del extranjero. (USI)

Otuzco recordó ayer a los peruanos por qué se ha autodenominado 'La Capital de la Fe'. Con ocasión de la fiesta de la Virgen de la Puerta, patrona de la jurisdicción, unas 30 mil personas se dieron cita en esa provincia para acompañar las celebraciones, que incluyeron procesiones, carreras de burros, un maratón y la quema de 12 imponentes castillos con fuegos artificiales.

Como de costumbre, algunas personas demostraron su devoción y agradecimiento a la 'Mamita' prescindiendo del transporte. En la mañana, unos 300 peregrinos que prefirieron recorrer a pie –y hasta de rodillas– los 73 kilómetros que separan Trujillo de Otuzco hicieron su entrada a la ciudad para venerar a la imagen de su patrona.

En la plaza principal, el ambiente era de fiesta. Dieciséis bandas de músicos y cuatro grupos de Negritos y gitanos danzaban en honor a la Virgen, pero también se podía ver a los devotos haciendo penitencias, prendiendo inciensos y pidiendo milagros. A un lado, los comerciantes vendían estatuillas, golosinas y comida, y un poco más allá no faltaban los que brindaban por la 'Mamita'.

Sin embargo, más tarde, todos se integraron para seguir con respeto la procesión de la Virgen que los congregó.

Pero la fiesta continuó. Entre las actividades culturales y religiosas que más llamaron la atención está el recorrido del cirio de dos metros de altura que fue paseado por las calles de Otuzco. Asimismo, la carrera de burros o 'burrocross', que este año ganó Josver Julián Gutiérrez, un niño de 10 años. También se realizó ayer el maratón más largo del mundo, que fue desde la Plaza de Armas de Trujillo hasta la de Otuzco, en un tramo de 76 kilómetros. La competencia empezó a la medianoche y terminó a las 6 de la mañana. El ganador fue Remigio Huamán.

SABÍA QUE

- En noviembre pasado, la festividad de la Virgen de la Puerta recibió la denominación de Patrimonio Cultural de la Nación del Ministerio de Cultura.

- El reconocimiento fue por la devoción que suscita entre sus fieles y por su antigüedad de casi 350 años.