notitle
notitle

Para tener una buena calidad de servicio debemos, en primer lugar, tener conciencia de que gracias a ella nuestros clientes vuelven a comprarnos y nos recomiendan.

Nunca estaremos seguros de lo que hacemos si no tenemos una cifra que nos indique cuán satisfechos están nuestros consumidores.

Una vez obtenidos los datos, habrá que identificar los aspectos positivos y negativos de la relación con los clientes. Luego determine cuáles son aquellos que influyen más en la satisfacción e insatisfacción.

Ahora queda planificar las iniciativas para potenciar los aspectos positivos y disminuir los negativos. Implemente estas iniciativas y repita el proceso constantemente para obtener un mejor resultado.

SABÍA QUE

- Buen diseñoSaber cómo piensan los clientes y qué les gustaría recibir ayuda a mejorar el diseño del servicio. La idea es que sea 'a la medida'.

- Saque provechoEscuchando la opinión del consumidor se logra una ventaja competitiva. Se podrá elaborar acciones específicas para garantizar el éxito a largo plazo.