Como en épocas del apartheid. (Reuters)
Como en épocas del apartheid. (Reuters)

MARIKANA (AFP).– La Policía sudafricana alegó haber actuado en legítima defensa durante una operación represiva –la más sangrienta desde el fin del apartheid, en 1994– que dejó 34 mineros huelguistas muertos, 80 heridos y 259 detenidos.

El presidente Jacob Zuma anunció la creación de una comisión investigadora para esclarecer los hechos del jueves pasado, cuando un grupo de trabajadores de la mina de platino Lonmin, en Marikana (noroeste), que exigía triplicar su salario –hoy en 486 dólares–, se enfrentó a la Policía.

La masacre conmovió al mundo ya que varias cadenas de televisión se encontraban cubriendo las negociaciones con los huelguistas cuando se inició la operación.