Monumentos fueron gravemente afectados. (Difusión)
Monumentos fueron gravemente afectados. (Difusión)

Los monumentos incas siguen siendo dañados por grupos de jóvenes desadaptados que hacen inscripciones con pintura y aerosol. Según la Dirección de Investigación y Catastro de la Dirección Regional de Cultura, solo este año se han borrado 171 pintas en diversos sitios arqueológicos del Cusco, pero desde inicios de 2011 ya serían 500 los grafitis que han afectado el patrimonio de la Ciudad Imperial.

Alfredo Mormontoy, director de Investigación y Catastro, señaló que las pintas fueron halladas en diversas calles del Centro Histórico, pero sobre todo en zonas arqueológicas más alejadas de la ciudad, como el Arco de Tica Tica, el Parque de Sacsayhuamán, el complejo de Ollantaytambo y las ruinas de Písac.

Entre las más graves se encuentran las inscripciones hechas en junio pasado en la zona de Pampa del Castillo, en el complejo de Kusicancha, donde 60 metros de muros incas quedaron afectados con pintura fosforescente naranja, dejando daños permanentes en las piedras. Asimismo, los grafitis hallados hace unas semanas en el área de Rumi Wasi, donde se dañaron cuatro sitios arqueológicos.

En el 50% de los casos, las pintas fueron hechas con aerosoles, aunque también se usó plumones de tinta indeleble y hasta corrector líquido.

"Aparentemente, las pintas se borran y parece que el impacto es menor, pero las consecuencias son irreparables pues los elementos químicos que contiene el spray de pintura o cualquier otro tipo de tinta dañan las piedras y ocasionan la degradación de las mismas. Además, el uso de renovadores para la limpieza altera la infraestructura", explicó Mormontoy.

Sostuvo que la única manera de prevenir más daños en el patrimonio es educando a la población y, por ello, hizo un llamado a los alcaldes para que colaboren en esa tarea.

TENER EN CUENTA

- En la mayoría de los casos, los autores de las pintas fueron jóvenes que salían de discotecas o que pertenecen a las barras deportivas, aunque también se ha detectado casos de turistas y escolares que dañaron las piedras.