Escocés sigue festejando. (Getty Images)
Escocés sigue festejando. (Getty Images)

Pese a que Nueva York estuvo ayer de luto –se cumplió un aniversario más del ataque a los Torres Gemelas–, hubo una persona que no pudo ocultar su felicidad en la ciudad de los rascacielos. Era Andy Murray, quien celebró su título del US Open con una fiesta 'very british' en la casa de Danny López, cónsul del Reino Unido en Nueva York.

"Toda la nación está orgullosa de ti. Ganar el primer Grand Slam es un logro remarcable", fue el mensaje del primer ministro británico, David Cameron, para el tenista.

El escocés, que ya sabe lo que es ganar un 'grande', acabó con una racha de cuatro finales perdidas y se convirtió en el primer británico en alzar un Grand Slam desde 1936.

Murray estrenó ayer su tercer lugar en el ranking ATP, desplazando a Rafael Nadal.