Estructuras fueron quemadas. (Andina)
Estructuras fueron quemadas. (Andina)

Con graves daños materiales y parte de los muros incas y preíncas quemados quedó el miércoles último la zona arqueológica de Wimpillay, en el distrito de San Sebastián, luego de que un grupo de invasores que se resistía a ser desalojado por la Policía le prendiera fuego al lugar.

Tras la trifulca, que dejó 15 policías heridos y 24 personas detenidas, la zona –considerada Patrimonio Cultural de la Nación– quedó con parte de sus estructuras colapsadas. Los bomberos no pudieron ingresar a tiempo al lugar por el difícil acceso debido a la estrechez de las calles.