notitle
notitle

Claudio Herzka,Al.Mercadocherzka@peru21.com

En los últimos años se han creado dos fondos para promover la intervención empresarial y académica: el Fincyt, que depende de la Presidencia del Consejo de Ministros, y el Fidecom, impulsado por el Ministerio de Economía y Finanzas, asignado a Produce y administrado por el propio Fincyt. El financiamiento proviene de recursos del BID y del Gobierno peruano. Después de diversos estudios sobre la gestión de un primer préstamo, el BID aprobó un crédito por US$35 millones, al cual el Estado deberá adicionar US$65 millones. Este aporte conjunto, para darle continuidad al Fincyt, merece todo apoyo. Sin embargo, a pesar de que los ministerios técnicos están de acuerdo, algo anda trabado en la PCM. Es hora de dejarse de juegos burocráticos y sacar adelante este programa