BUEN GESTO. El jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, hizo el histórico anuncio en La Habana. (AP)
BUEN GESTO. El jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, hizo el histórico anuncio en La Habana. (AP)

LA HABANA (Reuters).– La guerrilla de las FARC anunció su primer cese al fuego en 10 años, en una sorpresiva decisión con la que pretenden facilitar las negociaciones de paz iniciadas ayer con el Gobierno colombiano en Cuba.

Bogotá, sin embargo, mantiene su posición de continuar las operaciones militares contra los rebeldes hasta que sea firmado un acuerdo final e incluso se ha comprometido a intensificar la ofensiva.

El cese al fuego de dos meses, anunciado por el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, contempla la paralización de las actividades militares y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública y privada desde la medianoche de ayer hasta el 20 de enero.

"Esta decisión política de las FARC es una contribución decidida a fortalecer el clima de entendimiento necesario para que las partes que inician el diálogo alcancen el propósito deseado de todos los colombianos", dijo Márquez a los periodistas en La Habana.

REACCIONESEl sorpresivo anuncio del cese unilateral del fuego previo al arranque del diálogo de paz generó de inmediato las primeras reacciones en Bogotá.

"Con la claridad de que si se trata, como se ha anunciado, de un cese unilateral de hostilidades, (…) lo recibo como un hecho de paz, como una señal positiva con el propósito de ponerle fin a este conflicto absurdo", dijo el senador oficialista Roy Barrera, presidente del Congreso.

José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, sostuvo que "hay que tomarlo con mucha precaución, no vaya a ser que esta sea una señal de las FARC para mostrar buena voluntad y luego pegar zarpazo en temas que son sustantivos".

El anuncio del cese al fuego de la guerrilla fue recibido con beneplácito por los habitantes de zonas afectadas.

DATOS

- Según los cálculos de los delegados del Gobierno, el primer ciclo de las negociaciones formales durará unos díez días.

- La agenda del proceso de diálogo consta de cinco puntos: el problema de la tierra, la entrega de las armas por parte del grupo guerrillero, la entrada de los rebeldes desmovilizados en la vida política, la solución al problema del narcotráfico y la reparación a las víctimas del conflicto.