Dos en uno
Dos en uno

Susan Ortega,Opina.21Arellano Marketing

Muchos consideran que vender un producto es más fácil que vender un servicio porque, al ser tangible, genera más seguridad en el cliente. Esto no es del todo correcto. Por ejemplo, un frasco de vitaminas se puede tocar o ver, pero sus efectos no se perciben pronto. Más bien, un servicio de lavandería sí da un resultado inmediato.

Los clientes no buscan productos o servicios, sino satisfacer su necesidad. Si quieren ropa limpia, acuden a una lavandería o compran una máquina de lavar.

Lo mejor para un negocio es cuando los productos y los servicios se complementan.

Por ejemplo, en el rubro de libros escolares se puede ofrecer una página web para ayudar al aprendizaje de los alumnos. En servicios, además del trato personalizado, da buenos resultados brindar un producto (como un fijador de pelo para el día siguiente del corte). La diferenciación es a lo que se debe apuntar.