Foto: Rafael Cornejo.
Foto: Rafael Cornejo.

Peter López,TaekwondistaAutor: Carlos Lara.clara@peru21.com

Camino a la gloria. Soñar no cuesta nada, pero esos sueños muchas veces son el inicio de la realidad. Y Peter López lo sabe bien pues, cuatro años después de las Olimpiadas de Pekín 2008 –en las que se ubicó quinto–, llega más maduro a Londres 2012, donde el jueves 9 espera conseguir una medalla y subir al podio.

¿Cómo llegas a los Juegos Olímpicos de Londres?Llego con la ilusión renovada, luego de haber trabajado de manera consciente y responsable en los últimos cuatro años, y decidido a dar el máximo esfuerzo en la cancha. Sueño con la medalla de oro, no la prometo, pero sí dejaré hasta la vida en la cancha para cumplir este reto, que sería un lindo regalo para el Perú y su gente.

¿En qué has mejorado en este último ciclo olímpico?Ahora me siento más seguro y tranquilo que en Pekín 2008. Eso es importante en este tipo de competencias porque uno puede alcanzar la gloria en fracción de segundos. Para eso debo estar bien concentrado cuando se inicie el combate.

¿Qué se siente al tirar una patada y sumar puntos?Furia. Una emoción única. Cuando se hace el punto, sientes que todo el trabajo y las horas de sacrificio están dando sus frutos. Aunque sea un deporte, lo veo como una pelea. Y quiero debilitar a mi oponente haciendo más puntos, pateándolo lo más que se pueda.

¿Sigues creyendo que cuando te toca competir te sientes como en una guerra?Sin lugar a dudas, cada combate es un guerra, y quiero que mi país sea el campeón. Aunque se considera un juego donde gana el que más puntos hace, hay que se salir con todo. Para ello hay que dar lo mejor, y los golpes deben ser contundentes para desmoronar al rival.

Te tatuaste los aros olímpicos en la espalda. ¿Por qué?Es que desde niño siempre veía las hazañas de los deportistas en los Juegos Olímpicos y yo me decía: "Algún día participaré en unas Olimpiadas". Hace cuatro años decidí hacerme el tatuaje de los aros olímpicos, y si gano una medalla en Londres me haré el tatuaje en el pecho.

¿Qué te llevaste del Perú a Londres?La bandera del Perú siempre la llevo a todos lados, la pongo en la pared de mi habitación. Despertarme y ver la blanquirroja me motiva. También llevo CD de música criolla, en especial del 'Zambo' Cavero, pues escucharlo te toca la fibra, te envalentona y te dan ganas de dar todo por el Perú. Lo más lindo que me he traído a Londres es el cariño y la buena vibra del pueblo peruano.

¿Qué sensación te dejó haber tenido el privilegio de desfilar en la inauguración de las Olimpiadas?La inauguración fue impresionante. Me encantó poder caminar detrás de la bandera. Fue un orgullo total.

¿Sueñas con ver algún día tu nombre en el frontis del Estadio Nacional?Sí, y cada vez que paso por el Estadio Nacional contemplo los nombres de quienes hicieron algo por el Perú en el deporte. Algún día me encantaría ver mi nombre al lado de las grandes leyendas del deporte peruano.

¿Recuerdas algún episodio especial en la historia de las Olimpiadas?Recuerdo la Olimpiada de Seúl 1988, cuando me amanecía para ver los partidos de la selección de vóley y, en especial, ese encuentro con Unión Soviética, en el que se estuvo cerca de la medalla de oro.

¿Eres de ir a una discoteca a pocos días de una competencia para relajarte?Nada, ni loco. Sería muy irresponsable de mi parte trasnochar sabiendo que eso me va a perjudicar. El deportista tiene que cuidar su cuerpo. Para eso hay momentos, pero no en época de competencias, y menos si esta es olímpica.

¿Un deportista debe ser un ejemplo para los chicos?Sí. Un deportista tiene que irradiar una buena imagen, dentro y fuera de la cancha, porque los niños ven en uno un espejo, un modelo.

Tengo entendido que cuentas con una fundación que brinda ayuda a los taekwondistas peruanos…En sí, no es una fundación, sino que me gusta apoyar, incentivar en los chicos la práctica del taekwondo. Contraté un entrenador que enseña este deporte en el colegio Cede (La Victoria), donde hay muchachos con gran proyección. Hace unos años llevé al Cusco implementos deportivos para ayudar a los chicos. Siempre trato de apoyar en algo.

¿Qué le puedes decir a la afición que estará pendiente de tu participación?Siento que mi destino ya está hecho, y ese 9 de agosto, día de la competencia, daré todo por alcanzar la gloria. Mi frase es "retroceder nunca, rendirse jamás". Tengo al Perú siempre presente y espero no defraudarlos.

AUTOFICHA

- Nací en Estados Unidos, el 23 de setiembre de 1981. Mis padres nacieron en el Perú. Por ello, parte de mi infancia la viví aquí, en el distrito de Surquillo.

- En 2001, representando a Estados Unidos, fui subcampeón en el Mundial de Corea del Sur; dos años después, obtuve el tercer lugar en Alemania.

- En 2004, el IPD me propuso representar al Perú e hizo los trámites para que obtuviera la doble nacionalidad, y desde el 2005 represento a la selección peruana.