Bryan podría recibir cadena perpetua, pues hubo secuestro y asesinato con fines de lucro, según la Policía. (Alberto Orbegoso)
Bryan podría recibir cadena perpetua, pues hubo secuestro y asesinato con fines de lucro, según la Policía. (Alberto Orbegoso)

Sus contradicciones lo hundieron y al final la verdad salió a la luz: Bryan Romero Leiva (20) terminó por confesar que asesinó a su exenamorada Ruth Thalía Sayas Sánchez (19) con el propósito de apoderarse del dinero que había ganado en el programa El valor de la verdad. Sin embargo, fue más escabroso aún, pues contó a sangre fría que luego de matarla, celebró con unos vinos.

Perú21 tuvo acceso a su manifestación que dio ante agentes de la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri y en ella cuenta cómo planeó el secuestro de su víctima.

"El 11 de setiembre encontré al 'Gordo' en el puente Huachipa. Él es un tipo de metro setenta, de tez trigueña, cabello corto lacio, cara redonda, tiene bigotes y una cicatriz en el mentón izquierdo. Él roba en esa zona. Me dijo que era famoso por salir en la tele. 'Te habrán dado por lo menos una mano'. Yo le respondí que no y él me dijo que le quitáramos su tarjeta a Ruth para vaciarle la cuenta", señaló.

Entonces refirió que llamó a su expareja y la recogió en el puente Huachipa. "Ella subió a la moto, se sentó atrás y nos fuimos a comprar un vino. En ese momento paré y subió el 'Gordo'. A dos cuadras escuché que él le pedía la clave, subí el volumen de la música para que él se encargue y la gente no escuche los gritos", refirió el criminal.

Según Bryan, luego de 20 minutos vio que su expareja tenía sangre en la nariz. "La toqué y no tenía pulso, estaba fría, muerta. Decidimos llevar el cadáver a casa de mi mamá, pero como había gente la trasladamos a mi cuarto (una vivienda contigua) y la dejamos en el piso. Luego fui a la casa de mi familia que estaba celebrando. Me quedé a departir con ellos y tomé unos vinos hasta quedarme dormido", sostuvo con total sangre fría ante la Policía.

Después relató paso a paso cómo llevó el cadáver hasta la casa de un familiar y lo arrojó a un silo.

"Ambos (Bryan y el 'Gordo') sepultamos el cuerpo y permanecimos ahí 40 minutos, antes de retirarnos el 'Gordo' me amenazó (con) que esto quedaba entre los dos".

Durante el interrogatorio policial también salieron a la luz otros actos delincuenciales en los que participó Romero Leiva. Según su propia confesión, en algunas ocasiones perpetraba robos de billeteras y carteras en las inmediaciones del puente Huachipa. Dijo que lo hacía en complicidad con el 'Gordo'.

¿ARREPENTIDO?Finalmente señaló: "me siento dolido, como culpable, arrepentido. Siento mucha pena por lo que ha pasado. Mi familia no tiene nada que ver. Estoy arrepentido por llamar a Thalía, por dejarme llevar por otra persona y por el dinero".

"Siento tristeza por dentro. Esto fue por dinero", repitió una y otra vez el criminal. En tanto, agentes de la Dirincri están tras los pasos de su cómplice.

MENOR LO DELATÓPero cómo llegó la Policía al asesino. Fue un menor de 14 años quien contó que Bryan y su tío Redy Leiva le ofrecieron dinero a cambio de que estuviera atento al momento en el que Ruth llegara al puente Huachipa. "Me dio un teléfono celular y por ese encargo me pagó 50 soles. A las 11:10 de la noche encontré a Ruth y, de inmediato, me comuniqué con mi amigo, quien llegó con otra persona que no conozco. Bryan de un empujón la hizo subir a su motokar y la condujo a casa de su tío Redy, me pidió que le avisara si llegaba la Policía. Luego pude observar que la chica no se movía, estaba muerta", contó el menor a los detectives.

La tarde de ayer, este adolescente volvió a la Dirincri para un nuevo interrogatorio que lleve a más pesquisas.

NIEGA OFERTA

- Según declaró Bryan Romero, el conductor de El Valor de la Verdad, Beto Ortiz, le ofreció trabajo luego de que lo amenazara con decir que "el programa era armado". "Él me propuso que trabaje de asistente en el canal", señaló.

- El periodista negó dicho ofrecimiento. "El audio lo publicó la revista 'Caretas' hace mucho tiempo y hoy lo pone en Internet con mucha pompa, como si fuera una primicia. Frecuencia Latina tiene una querella contra la revista 'Caretas' porque la portada de ese entonces era difamatoria. Eso está en el Poder Judicial", señaló.