La madre de la víctima. (Reuters)
La madre de la víctima. (Reuters)

LONDRES (EFE).– Dos hombres declarados culpables por matar a puñaladas a un joven negro fueron condenados a cadena perpetua en Londres.

El tribunal declaró culpables a Gary Dobson, de 36 años, y a David Norris, de 35 años, de haber asesinado a Stephen Lawrence. El crimen, ocurrido el 22 de abril de 1993, conmocionó al Reino Unido y despertó la conciencia sobre el racismo entre los británicos.

En su sentencia, el magistrado consideró que este caso es de suma gravedad.