María distribuye sus conocimientos a través de un taller que tiene en casa. (USI)
María distribuye sus conocimientos a través de un taller que tiene en casa. (USI)

¿Siempre supo que quería dedicarse a las manualidades?No. Antes de dedicarme a este negocio yo estudiaba Tecnología Médica en la universidad. Mi pasión por las manualidades empezó cuando estaba en cuarto ciclo. Decidí llevar un curso aparte sobre arreglos en tela.

¿Cómo así convierte esa pasión en un negocio?Empecé a elaborar muñecas y me di cuenta que a las personas les gustaba mi trabajo porque me hacían varios pedidos. Llegó un momento en el que tenía tantas solcitudes que empecé a ganar más que mi esposo, y eso que él es contador. Mi gran oportunidad llegó cuando un japonés me pidió 50 muñecas, y luego me recomendó con sus amigos y familiares.

¿Cuál será el siguiente paso?Ahora distribuyo mis conocimientos a través de un taller que tengo en casa y estoy en conversaciones para sacar una revista dando consejos de manualidades para emprendedores.