EN PLENA CALLE. Ocurrió frente a casa de presunto agresor sexual. (César Fajardo)
EN PLENA CALLE. Ocurrió frente a casa de presunto agresor sexual. (César Fajardo)

Un padre indignado intentó asesinar a balazos, en una calle de Pueblo Libre, al presunto agresor sexual de su hijo: su propio sobrino.

El frustrado crimen tuvo lugar la mañana del sábado en la cuadra cuatro de la avenida Nicolás Salazar.

Alberto Reymundo Cárdenas del Valle, de 59 años, acudió a la casa de su familiar Warner Flores Zuin, de 40 años, y le disparó cuatro veces en el abdomen –con una pistola nueve milímetros– cuando este abandonaba su vivienda.

La cónyuge de la víctima –que presenció el hecho y que aún no ha sido identificada–, llamó inmediatamente a la Policía y a los bomberos.

Los agentes trasladaron al herido hasta el hospital de la Sanidad de la Policía. Durante el recorrido, permaneció consciente, a pesar de su grave lesión.

En su manifestación, Flores Zuin aseguró que él nunca ultrajó a su primo y afirmó que su tío está equivocado.

Alberto Cárdenas, por su parte, afirmó que su sobrino sí cometió el delito cuando su hijo tenía ocho años (ahora tiene 30). El agresor entregó su arma y permaneció en la escena del ataque, donde fue detenido.

SIN DECLARARLos familiares de Cárdenas del Valle y de Flores Zuin guardaron silencio. Solo dieron su declaración en la comisaría de Pueblo Libre. El atacante será puesto a disposición del Ministerio Público hoy.

El ACUSADO

WARNER FLORES ZUIN40 años

- Recibió cuatro balazos en el abdomen.

- Se encuentra estable en el hospital de la Sanidad Policía Nacional.