notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Sintetizo un artículo del periodista David Brooks. El Nobel de Economía Paul Krugman recuerda que Keynes declaró que los tiempos de auge –no de recesión– son los indicados para la austeridad, entendiendo que reducir gasto público cuando una economía está deprimida es una estrategia autodestructiva, que profundiza la depresión. Krugman argumenta que cuando los gobiernos de Gran Bretaña y EE.UU. promueven una agenda de austeridad, no tiene que ver con reducir deuda y déficit, sino con usar el pánico del déficit para desmantelar programas sociales.

Por su parte, Stiglitz –otro Nobel de Economía– afirma que la desigualdad que se ha ampliado en EE.UU. es lo que está devastando las perspectivas económicas del país. Indica que "la brecha entre el 1 y el 99% es vasta en términos de ingreso anual y más vasta en términos de riqueza". Ejemplo: los seis herederos del imperio Walmart poseen US$90 mil millones. Equivale a lo que posee el 30% más bajo de la sociedad gringa.

Stiglitz dice que el multimillonario Buffett estaba en lo correcto cuando declaró que hubo una guerra de clases en los últimos 20 años y que su clase había triunfado. Sin embargo, advierte que, para los plutócratas, la desigualdad debería ser una preocupación pues los ricos necesitan una sociedad funcional a su alrededor para sostener su posición. Sociedades muy desiguales no funcionan de manera eficiente y sus economías no son ni estables ni sustentables. La evidencia de la historia es inequívoca: llega un punto en que la desigualdad lleva a la disfunción económica para toda la sociedad y, cuando eso sucede, los ricos pagan un alto precio.