notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

El 2013 podría ser mejor, pero un jugador importante será el Estado. Si bien el mundo sigue complicado, un análisis de partida sugiere que no tendría porque deteriorarse con respecto al 2012. Por último, lo que pase fuera no está realmente bajo nuestro control. Lo que si está en nuestra cancha es lo que pase dentro. En un mundo que se percibe mediocre, en términos de desempeño económico en el mediano plazo, es cada vez más importante la creatividad y agilidad del sector privado para identificar oportunidades y ser lo suficientemente competitivo para explotarlas. Es esto lo que genera mayor inversión, así como cantidad y calidad de empleo. Sin embargo, muchas decisiones del sector público son condicionantes fundamentales para el accionar del sector privado. Cada vez que se dé un dispositivo legal, harían bien las autoridades en preguntarse si le agrega o le resta competitividad al sector privado. Ojalá que con el cambio de año, el Estado asuma el rol de facilitador y opere con el objetivo de competitividad como norte. Soñar no cuesta nada.