La pérdida de peso debe ser progresiva y no rápido, refiere especialista. (Foto: Pixabay)
La pérdida de peso debe ser progresiva y no rápido, refiere especialista. (Foto: Pixabay)

Actualmente en las redes circulan miles de dietas. Se dice que una es mejor que otra, sin embargo lo cierto es que es necesario acudir al médico antes de decidirse por un plan nutricional para perder peso.

En un artículo publicado en la revista Elle, Iván Ibáñez, especialista en Medicina Nutricional, Ejercicio físico y Metabolismo de Clínica Planas, explicó cómo es posible detectar cuando una dieta es nociva.

1. La misma dieta para todos. Para uno puede ser efectiva, pero terrible para otro. "El individuo cuenta con un metabolismo particular y no quemamos del mismo modo las proteínas, las grasas, los hidratos y los azúcares", comenta el especialista.

Recomienda ir a un nutricionista para que nos de el plan nutricional y actividad física personalizados.

2. Bajar de peso rápidamente. Lo ideal es perder medio kilo a la semana, máximo un kilo. Todo debe ser progresivo, no súper rápido. La pérdida de las “dietas milagro” no suele ser real, es decir, puede ser que se pierda peso por pérdida de líquidos, pero no grasa.

Además, se puede producir el famoso “efecto rebote” y volver a recuperar el peso perdido.

3. Prohibir ciertos alimentos. Al prohibirse ciertos alimentos o categorías alimentarias, se genera más ansiedad y ganas de saltarse la dieta. Una dieta debe ser equilibrada y variada.

Las llamadas dietas Detox estrictas pueden originar una pérdida de masa muscular; mientras que en el caso de las dietas hiperprotéicas, si no hay un control médico puede verse afectado el buen funcionamiento del hígado.

4. Falta de ejercicio físico. Una buena dieta siempre debe estar acompañada de ejercicio físico. No extremo, pero si elegir una actividad física que nos guste y realizarla con frecuencia.

Lo ideal es hacer al día 45 minutos de ejercicio físico de intensidad moderada y con pequeñas “puntas” de más intensidad, un mínimo de 3-4 días a la semana.

5. Falta de vitaminas y minerales. A partir del mes que lo iniciaste es necesario que tomes vitaminas y minerales. La deficiencia de estos puede provocar alteración del gusto y el apetito, irritabilidad, osteoporosis, lesiones oculares y gastrointestinales, caída de cabello, etc.

6. Sin consultar a un profesional. El plan nutricional o dieta debe ser dada por un profesional, así como los ejercicios que vayas a realizar. Él mismo debe hacer un seguimiento del paciente.

TAGS RELACIONADOS