La frustración en los niños suele estar alimentada por las altas expectativas de los padres. (Internet)
La frustración en los niños suele estar alimentada por las altas expectativas de los padres. (Internet)

"No siempre puedes tener lo que quieres", dice una antigua canción de los Rolling Stones. También es una frase que los padres de hoy repiten a sus hijos cuando se enfrentan a un reto y las cosas no salen como ellos quieren. ¿Cómo explicar a los niños que la derrota es parte de la vida?

"La tolerancia a la frustración es una capacidad que el niño debe desarrollar. Si no lo hace, puede volverse inseguro, irritable y hasta llegar a la depresión", agrega la especialista", afirma Rachael Silberman, psicóloga de la Clínica Javier Prado.

De hecho, hay niños que creen que no valen nada porque nunca están entre los primeros cinco puestos del salón o porque siempre los eliminan en los campeonatos de fulbito.

Lo cual no es verdad, obviamente. Es por ello que el rol de los padres es vital para ayudarlos a enfrentar la desazón. No para solucionarles la vida, ojo, sino para animarlos, hacer que se levanten, aprendan de los errores y sigan adelante.

Para enseñarles, especialmente, que todo se consigue con esfuerzo y que, bueno, siempre hay piedras en el camino. Además, debe quedar claro lo siguiente: el valor de las personas no siempre se define por los galardones.