Micción frecuente, sed y hambre excesiva, cansancio y trastornos visuales suelen ser síntomas. (USI)
Micción frecuente, sed y hambre excesiva, cansancio y trastornos visuales suelen ser síntomas. (USI)

La es una hormona que regula el nivel de glucosa en la sangre. La aparece cuando la insulina en el cuerpo no trabaja de manera debida y la alcanza niveles nocivos para el organismo.

En el caso de la diabetes tipo 1, muy común en niños y adolescentes, la persona requiere administrarse insulina diariamente, ya que el páncreas no produce la suficiente. Se estima que uno de cada diez casos de diabetes es de tipo 1.

La diabetes tipo 2, por su parte, ocurre cuando el cuerpo no administra bien la insulina producida. Son los malos hábitos de vida, tales como sobrepeso y sedentarismo, los que provocan su aparición. Su desarrollo es lento y suele pasar inadvertido para la mayoría de personas. Este tipo de diabetes es el preocupante.

PELIGRO REALComo bien apunta Juan Godoy, endocrinólogo de la Clínica Internacional, la diabetes tipo 2 es causante de diversos problemas de salud como enfermedades cardiovasculares y oculares, insuficiencia renal, disfunción eréctil, alteraciones neurológicas, amputación de alguna extremidad, entre otros. "Es un enfermedad evolutiva.

Por ello, muchos pacientes que, por más que lleven un tratamiento riguroso, pueden llegar a necesitar insulina en algún momento", anota el especialista. A diferencia de la diabetes tipo 1 (sus causas aún no han sido determinadas), la diabetes tipo 2 puede prevenirse.

Godoy sugiere llevar una vida saludable, la cual debe incluir nutrición balanceada, actividad física diaria y, por supuesto, visitas regulares al médico para descartar cualquier alteración.