Aún se deben realizar más pruebas y seguir analizando las estadísticas para confirmar su existencia. (USI)
Aún se deben realizar más pruebas y seguir analizando las estadísticas para confirmar su existencia. (USI)

El Modelo Estándar es una teoría que explica el funcionamiento del universo. Sin embargo, uno de sus grandes vacíos consiste en lo siguiente: no explica cómo se forma la materia. La clave para responder la interrogante radica en el bosón de Higgs, partícula elemental que fue definida teóricamente en 1964 por el físico Peter Higgs, pero cuya existencia no se había podido demostrar empíricamente.

Se ha invertido tiempo y millones de dólares para hallarla. De hecho, esta pieza ha sido el Santo Grial de la física de partículas hasta la semana pasada, cuando la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en inglés) anunció que, con una confiabilidad mayor al 99%, .

Si bien el hallazgo ha capturado la atención de los medios de comunicación, lo prudente es esperar la confirmación. "Para tener la certeza de que el bosón de Higgs ha sido encontrado, se deben realizar más pruebas y seguir analizando las estadísticas", apunta el físico nuclear Rolando Páucar.

No obstante, la pregunta obvia e inmediata que se deriva de este tema es cómo afecta al resto del planeta. "El bosón de Higgs permitirá responder cómo se forma la materia. Ahora bien, todo avance científico siempre tiene repercusión en la vida cotidiana. Más adelante se desarrollarán aplicaciones concretas para la sociedad, pero ahora resulta prematuro señalar cuáles serán", anota Páucar. A esperar entonces.