El incendio forestal que arrasa la zona cercana a Marbella, en la española (sur), y ha causado un muerto y cinco heridos, obligando a evacuar a miles de personas, seguía activo aunque con una "evolución favorable" en la tarde de este viernes, según informó AFP.

El consejero (ministro regional) andaluz de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, afirmó en la tarde de este viernes que el incendio tenía una "evolución favorable".

"En el interior del perímetro la situación del incendio ha mejorado sensiblemente así como también en las zonas cercanas a las urbanizaciones", afirmó Planas, junto al consejero de Justicia e Interior, Emilio de Llera.

En torno a 1.000 personas y un total de 31 aviones y helicópteros trabajaban el viernes por la tarde en las tareas de extinción de este fuego, que afectaba a una zona de 12 km de ancho tras haberse declarado el jueves por la tarde en la zona montañosa que domina las famosos playas andaluzas, muy apreciadas por los turistas extranjeros.

El fuego ha afectado a algunas viviendas en la localidad de Ojén, junto a una de las cuales se localizó "el cuerpo de un hombre de avanzada edad".

"Es un británico de 78 años", informó a la AFP en la tarde de este viernes un portavoz del gobierno regional.

"La policía local de Marbella desalojó anoche a un matrimonio mayor y parece ser que volvieron por su cuenta", afirmó, antes de añadir que "la casa está calcinada y derrumbada".

Aunque se temió que entre los escombros de la casa pudiera encontrarse el cuerpo de su mujer, finalmente se constató que no había más víctimas, por lo que ella fue declarada como "desaparecida". Otras cinco personas resultaron heridas por el incendio, informó el portavoz.

Dos de ellos son un matrimonio de nacionalidad española y están "en situación muy grave", agregó precisando que la mujer tiene 58 años.

El marido tuvo que ser trasladado desde el hospital de Málaga, donde estaba siendo tratado al igual que su esposa como heridos de gravedad, "con quemaduras de segundo y tercer grado en el cuerpo", a la unidad de quemados de un hospital de Sevilla, la capital andaluza.

Según la prensa española, la pareja fue alcanzada por las llamas en su domicilio de Rosario, localidad situada al pie de la Sierra Negra.

Los otros tres heridos eran una madre de 45 años y sus hijos de 11 y 3 años, cuya nacionalidad no fue precisada, que estaban siendo "tratados por contusiones y con oxígeno" pero cuya situación no revestía gravedad.

La proximidad de las llamas con zonas habitadas provocó la evacuación de miles de personas.

"Hay miles de vecinos desalojados", declaró el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, a la radio pública española, aunque no pudo dar una cifra exacta. La prensa española hablaba de entre 4.000 y 5.000.

En la tarde del viernes, permanecían fuera de sus casas los habitantes de Ojén, una pequeña localidad de algo más de 2.800 habitantes, mientras que habían vuelto los evacuados de los municipios de Mijas, Marbella, Alhaurín de la Torre y Coín, precisó la Junta de Andalucía en un comunicado.

"Una humedad relativa muy baja, fuerte viento y altas temperaturas" registradas el jueves favorecieron la "rápida propagación de este incendio", informó el gobierno regional.

España registra este verano incendios devastadores después de haber sufrido el invierno con menos precipitaciones desde hace 70 años.

Según datos del ministerio de Agricultura, las llamas arrasaron 153.156 hectáreas entre el 1 de enero y el 26 de agosto, es decir el 0,55% de la superficie forestal del país. Una catástrofe sin precedentes en los últimos diez años.

Videos recopilados por .