Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Coincidiendo con el inicio de las tradicionales vacaciones estivales de agosto, España vive hoy una jornada de huelga ferroviaria en la que los sindicatos protestan contra la que va a emprender el gobierno de .

El paro, en plena operación salida, afecta a trenes de cercanías, media distancia y alta velocidad. Las autoridades fijaron los servicios mínimos entre el 65% y el 70% y, según fuentes oficiales del gobierno, estos se estaban cumpliendo, informó la agencia de noticias DPA.

La huelga obligó a retirar alrededor de 550 trenes de las vías españolas de los 1,700 que circulan al día normalmente. Los pasajeros perjudicados fueron recolocados en trenes posteriores a los afectados por el paro.

Los sindicatos aseguraron que el 90% de los llamados a participar han acatado la huelga. Sin embargo, el Ministerio de Fomento rebajó ese porcentaje al 20%. Para esta movilización fueron convocados unos 30 mil empleados propios y 100 mil externos.

La jornada de 24 horas de huelga discurre en un clima de tranquilidad, aunque en Cataluña, en el noreste, se registraron algunos incidentes al comienzo del día: hubo incendios provocados en las vías y activaciones de alarmas en los trenes para causar retrasos.

En la Estación de Atocha, en Madrid, medio centenar de trabajadores se manifestaron a primera hora de la mañana, entre una fuerte presencia policial desplegada por el Ministerio del Interior en la jornada de huelga. Horas después se produjo allí una nueva protesta, en la cual se vivió tensión entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Videos compartidos por los ciudadanos muestran la movilización en la referida estación.

Según el Gobierno, que llamó a los representantes de los trabajadores a la "responsabilidad" por los perjuicios que ocasiona el paro al turismo y a la maltrecha economía española, el impacto será de entre tres y cuatro millones de euros en Renfe, la operadora pública.

El Ejecutivo español pretende abrir el transporte de viajeros en tren a la competencia en julio de 2013. Además prevé la división de Renfe en cuatro empresas, entre otras medidas.

Los sindicatos anunciaron una nueva jornada de huelga en el ferrocarril el próximo 17 de septiembre si no ven movimientos por parte de la administración de Rajoy.