Tuit publicado el 26 de junio. Foto: @hombregratis
Tuit publicado el 26 de junio. Foto: @hombregratis

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

En estos tiempos de redes sociales, donde la masividad y rapidez confluyen para la óptima difusión de información a través de canales alternativos, no hay duda que lo que antes circulaba entre un grupo reducido ahora puede ser dado a conocer a una mayor cantidad de personas.

Pero, ¿qué sucedería si alguien pone a la venta o sortea un producto robado a través de su cuenta de ? Solo una persona ingenua o muy descarada lo haría, ya que el verdadero dueño podría reconocerlo.

Sin embargo, eso pasó en el Distrito Federal (México) según informó el portal mexicano . @hombregratis, tuitero autor del texto, dio a conocer el caso de su amigo Lazlo, a quien le robaron su bicicleta de bambú – conocidas como bamboocycle y valorizadas en 11 mil pesos mexicanos (aproximadamente 840 dólares) – en una colonia del DF. El afectado encontró su bicicleta gracias a que el supuesto ladrón publicó la foto del vehículo en Instagram y la estaba ofreciendo en una rifa.

Previamente, Lazlo había difundido un anuncio a través del cual buscaba su bicicleta robada – anuncio retuiteado por – y, luego de que alguien le informara que había visto su bicibamboo siendo ofrecida en Instagram, decidió buscar a los presuntos ladrones para que se la devuelvan.

Revisando la actividad del organizador de la rifa en Instagram, pudo averiguar que era el tuitero @BillyBrown66 y que participaba mucho de actividades relacionadas a la bicicleta. No solo eso, este usuario de Twitter aparecía junto a otro, llamado @Netotz, posando con una bici que pertenecía a un amigo de Lazlo, que también buscaba su vehículo tras su robo.

Así, ambos afectados fueron a buscar a los presuntos ladrones en la capital mexicana, reconocieron a @Netotz y @BillyBrown66, y los enfrentaron con la policía. Los presuntos ladrones dijeron que solo habían comprado las bicicletas en un mercadillo, posiblemente en un 'reducidor'. Lazlo no pudo recuperar su bicicleta de bambú, la cual había sido ya rifada, pero logró que se la paguen. En cambio su amigo, identificado como Fanny, sí recobró su 'bici'.

Lamentablemente, que el robo de bicicletas se ha convertido en un delito común en la Ciudad de México.